martes, 9 de diciembre de 2008

Galatas y las prerrogativas de Pedro, Parte (II)

Ya antes escribí sobre la exhortación de Pablo a Pedro y como esto implica que este ultimo apóstol no tenia el don de la infalibilidad y que mucho menos era el vicario de Cristo en la tierra, porque los cristianos se comportaban de una manera que no encaja con la teoría Romana.

Veamos lo que dice Pablo en Gálatas 2:11-14 NVI:

“11. Pues bien, cuando Pedro fue a Antioquia, le eche en cara su comportamiento condenable. 12 Antes que llegaran algunos de parte de Jacob, Pedro solía comer con los gentiles. Pero cuando aquellos llegaron, comenzó a retraerse y a separarse de los gentiles por temor a los partidarios de la circusicion. 13 Entonces los demás judíos se unieron a Pedro en su hipocresía, y hasta el mismo Bernabé se dejo arrastrar por esa conducta hipócrita. 14 Cuando vi que no actuaban rectamente, como corresponde a la integridad del evangelio, le dije a Pedro delante de todos: “Si tu que eres judío, vives como si no lo fueras, ¿Por qué obligas a los gentiles a practicar el judaísmo?

No quiero repetir la arguentacion que hice antes la cual pueden ver aquí:

Sin embargo leyendo un poco más encontré esta interesante aportación, sobre el versículo 14:

“Kilpatrick menciona otros dos posibles significados del verbo: (i) (opuesto a cojo), (ii) , aunque considera que es el mas apropiado en este contexto. A los ojos de Pablo estaban tomando el camino equivocado que los extraviaba de la verdad del Evangelio. Un comentario de la Epístola a los Gálatas, F.F. Bruce, pág. 186

Por lo tanto si los cristianos hubieran estado siguiendo a Pedro como el guía infalible de la Iglesia, todos junto con el se hubieran apartado y extraviado de la verdad del Evangelio, algo que no esperaríamos ya que según Roma, el papa es infalible tanto en aspectos de Moral y doctrina.

Pero la frase: “la integridad del evangelio” nos da más entendimiento sobre lo que queremos probar aquí, esta frase la vemos por vez primera en el versículo 5:

“El problema era que unos falsos hermanos se habían infiltrado entre nosotros para coartar la libertad que tenemos en Cristo Jesús a fin de esclavizarnos. Ni por un momento accedimos a someternos a ellos, pues queríamos que se preservara entre ustedes la integridad del evangelio. Gálatas 2:4-5.

En este capitulo cuando la integridad del evangelio se ve en peligro, esto es porque hay falsa enseñanza que es un peligro y que no puede ser por lo tanto infalible, de ahí que el mismo Pedro haya estado en ese momento siendo juzgado por Pablo como lo fueron los hermanos falsos, todos ellos afectaron la integridad del evangelio, y así como esos falsos hermanos del versículo 4, no eran infalibles, así tampoco Pedro.

“La expresión se repite en el versículo 14 donde aparecen aquellos que, poco tiempo después, estaban transigiendo con un asunto parecido y son acusados por Pablo de no evangelio>……. En ambos contextos: en el primero, se habría pervertido la verdad del Evangelio al obligar a Tito a circuncidarse; en el segundo, se pervertía por aquellos que obligaban a los gentiles vivir como judios. No obstante, Robinson mantiene que Pablo circuncido a Tito, no coaccionado, sino en el ejercicio de su libertad cristiana”. Un comentario de la Epístola a los Gálatas, F.F. Bruce, pág. 164.

Conclusión.

Pedro no pudo tener el don de infalibilidad porque cualquiera que lo hubiera seguido seria para no estar de acuerdo a la verdad e integridad del evangelio, por lo tanto si el no tuvo tal don, sus sucesores no lo tienen tampoco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...