sábado, 11 de julio de 2009

Santiago 2:24

La enseñanza sobre la justificación por la sola fe es muy clara en las Escrituras, sin embargo no seria justo evitar tocar el pasaje de Santiago 2:24:

“24Vosotros veis, pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe.”

Este pasaje a sido utilizado por críticos a la Biblia y la fe cristiana, como una prueba de una “clara” contradicción en la palabra de Dios, además es un pasaje que también los católicos utilizan para probar que la justificación no es por la fe sino también por las obras.

¿Qué pasa entonces con este pasaje?

En realidad aquí no estamos enfrente de una contradicción como dicen los críticos del cristianismo o frente al pasaje prueba de la justificación por las obras como dicen los católicos.

Lo primero que tenemos que entender es que no existe contradicción entre Pablo y Santiago, ya que ellos presentan dos ángulos diferentes respecto al mismo tema. Pablo debatía contra personas que enseñaban que era necesario hacer obras para ser salvos o justificarse ante Dios y Santiago contra aquellos que decían con que solo creer, ya no era necesario una vida de santidad.

De hecho vemos la relación estrechamente ligada de ambos escritores bíblicos en estos pasajes:

8Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9no por obras, para que nadie se gloríe. 10Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas. Efesios 2:8-10. (Pablo)

14Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle? Santiago 2:14 (Santiago)

En pocas palabras las obras no son validas para la salvación, sino que estas son un fruto de la fe salvadora, por lo tanto la fe que no produce obras no tiene ningún valor.

Hay dos aspectos que ambos escritores quieren enfatizar, Pablo dice que la justificación ante Dios es por la fe sola, mientras Santiago nos habla de la justificación de la fe del creyente ante los espectadores humanos (Santiago 2:18).

Santiago solo esta tratando el tema de la fe muerta, la que no produce fruto, que solo es un pronunciamiento verbal, esa fe que es igual a la que tienen los demonios.

Mattew J. Slick dice al respecto:

“En corto, Santiago esta examinando dos tipos de fe: una que guía a buenas obras y otra que no. Una es verdadera, y la otra es falsa. Una es muerta, y la otra viva, por lo tanto, : “Fe sin obras es muerta” (Santiago 2:20). Pero, no hay contradicción en los versos de arriba que dicen que la salvación/justificación es por la sola fe.” http://www.carm.org/religious-movements/roman-catholicism/are-we-saved-faith-alone-or-do-we-need-works-too

“Vemos, pues, que Pablo y Santiago dicen exactamente lo mismo desde dos propósitos muy distintos: Pablo la fe y las obras en relación con la justificación del hombre ante Dios; Santiago la fe y las obras en relación con la justificación de la profesión de fe ante los hombres y la prueba de la genuinidad de la fe. La mera profesión de un credo no salva ni puede salvar, sino la genuina consciencia dela propia necesidad moral, de estar perdido en pecado, unido a una aceptación real de la obra redentora de Cristo en la cruz, con fe en El, Dios hecho hombre para venir a obrar esta redención y verdaderamente resucitado para nuestra justificación. Es solo esta aceptación real de la Persona de Cristo y la aceptación real de lo que El ha hecho por nosotros, nuestra cordial entrega de nuestra esperanza y vida a El, lo que constituye la fe por la que Dios nos justifica y acepta en Cristo, y que produce, por la acción del Espíritu en la vida del creyente, el fruto según Dios (Gálatas 5:22-25).Haley-Escuain, Diccionario de dificultades y aparentes contradicciones bíblicas (Editorial Clie: 1988), pag.200

“Pablo trata de la justificación de los impíos, o de la forma en que los pecadores son aceptados por Dios, y hechos herederos de la vida eterna. Santiago habla de la justificación de los piadosos, o en que manera se hace evidente que un hombre es aprobado por Dios. Lo primero es por la justicia de Cristo; lo segundo por obras.”

Andrew Fuller

Conclusión

El pasaje no es contradictorio con la enseñanza de Pablo y no enseña la justificación por las obras. Santiago habla de los que pretenden tener fe, pero tienen una fe falsa, si tuvieran la fe de Dios, tendrían frutos, obras, que los justificarían de tener la fe que dicen tener.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...