viernes, 18 de julio de 2008

Galatas y las prerrogativas de Pedro

El mismo Romano Pontífice es sucesor del bienaventurado Pedro, príncipe de los apóstoles y verdadero vicario de Jesucristo y cabeza de toda la iglesia, y padre y maestro de todos los cristianos; y que a el le fue entregado por nuestro Señor Jesucristo, en la persona del bienaventurado Pedro, plena potestad de apacentar, regir y gobernar a la Iglesia universal.

Primer Concilio Vaticano.

La iglesia de Roma dice que el papa es infalible, esto es que cuando habla sobre doctrina o moral no hay error ya que este es el vicario de Cristo en la tierra, por tal motivo podemos tener confianza en que Pedro y sus “sucesores” se les pueda dar el titulo de “maestro de todos los cristianos” y que tengan el poder de “apacentar” la iglesia, un cristiano no debería dudar en ningún momento en seguir el ejemplo de Pedro y sus sucesores respecto a doctrina.

Sin embargo esto no es lo que pasa en la Biblia, si los cristianos hubieran seguido a Pedro en el caso de su trato a los gentiles, estos cristianos junto con el primer papa, según Roma, hubieran caído en no estar “rectamente respecto al evangelio” ¡Si un cristiano no puede estar rectamente en la integridad del evangelio siguiendo al guía infalible y representante de Cristo en la tierra, es una mala noticia para todos!

Veamos lo que dice Pablo en Gálatas 2:11-14 NVI:

“11. Pues bien, cuando Pedro fue a Antioquia, le eche en cara su comportamiento condenable. 12 Antes que llegaran algunos de parte de Jacob, Pedro solía comer con los gentiles. Pero cuando aquellos llegaron, comenzó a retraerse y a separarse de los gentiles por temor a los partidarios de la circusicion. 13 Entonces los demás judíos se unieron a Pedro en su hipocresía, y hasta el mismo Bernabé se dejo arrastrar por esa conducta hipócrita. 14 Cuando vi que no actuaban rectamente, como corresponde a la integridad del evangelio, le dije a Pedro delante de todos: “Si tu que eres judío, vives como si no lo fueras, ¿Por qué obligas a los gentiles a practicar el judaísmo?

Lo primero que vemos en lo que Pablo cuenta es una tremenda contradicción y refutación de lo que dice el “infalible” concilio de Vaticano:

1.- En todo el pasaje no vemos ninguno de los títulos que se le da a Pedro por parte de Roma, sino todo lo contrario, el no parece ser un buen ejemplo a seguir.

2.- Pedro no sabe nada absolutamente nada sobre los títulos que supuestamente Cristo le dio, ya que no parece creer ser la cabeza, padre o maestro de los cristianos mucho menos el Vicario de Cristo, ya que Pablo nos dice que: “comenzó a retraerse y a separarse de los gentiles por temor a los partidarios de la circusicion” ¿Es este el comportamiento que deberíamos de esperar de el doctrinador y pastor de la iglesia universal? ¿Creía Pedro ser gobernador de la iglesia?

3.- Como puede ser posible que del vicario de Cristo y doctrinador dejado por Cristo y por lo tanto infalible, no actué rectamente conforme el evangelio y que las personas que lo sigan, como dice Pablo: “se unieron a Pedro en su hipocresía”, ósea, ¡Si sigo al vicario puedo caer en un comportamiento hipócrita!

No cabe la menor duda que Pedro no era infalible, su comportamiento de “temor” respecto a no complacer a los cristianos por hacer lo correcto es una clara evidencia que el no era el Vicario de Cristo o gobernador de la iglesia, y sobre todo su actuar fuera de lo que es la integridad del evangelio nos hace dudar de que hubiera algún tipo de infalibilidad en Pedro.

1 comentario:

  1. Si analizamos las escrituras la “Carta a los gálatas” de sanct Pavlo revela que hacia el siglo I, en la era apostólica, existían dos tipos de iglesias, la de los circuncisos e la de los incircuncisos, que presentaban diferencias sustanciales tales que en la primera se hacía un seguimiento más fiel de la ley de Moisés y en la otra no. A pesar de que ambas iglesias poseían diferencias mantuvieron la comunión, según lo expresa sanct Pablo, por lo menos durante el siglo I, aunque hay evidencias (que en el siguiente artículo veremos más extensamente) de que en centurias posteriores las divisiones se profundizaron. El apóstol de Tarso señala también la naturaleza de la jerarquía de Pedro, quien fue solamente el “apóstol de la iglesia de los circuncisos” mas no un jerarca absolutista, como el papa, de todas las iglesias existentes para entonces ya que Saúl de Tarso se autodenomina “apóstol de la iglesia de los incircuncisos”, es decir, se proclama el jerarca máximo de esta rama de la cristiandad primitiva. La iglesia comandada por Pedro podemos decir que prácticamente ha desaparecido, mientras que la que dirigía Pablo es la que floreció, se multiplicó e llegó a ser la religión imperial de Roma, e de la iglesia del imperio surgieron las iglesias cristianas antiguas que sobreviven hasta la actualidad, tales como la ortodoxa, la católica, la copta, la jacobita, la asyrio-caldea e la armenia. En base a estos datos podemos deducir que en las iglesias del tiempo apostólico ya existía el principio de autonomía, el cual permitía que dichas iglesias mantuviesen diferencias pero al mismo tiempo existiese comunión entre ellas, principio en el que se basa el funcionamiento de los patriarcados que se reconocieron posteriormente de la época en que vivieron los apóstoles. Además Sanctiago parece haber tenido mayor jerarquía que Pedro dentro de la iglesia de los circuncisos por el "incidente de Antioquia" ya referido en esta entrada de blog. Por lo tanto la escritura no avala la tesis "católica" de que Pedro ejerciese un primado absolutista como el del "papa" actual.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...