sábado, 13 de diciembre de 2008

Ataques a las Escrituras

Dicen que la sola scriptura es valida...¿Como puede ser esto posible si Jesús no andaba predicando con la Biblia en la mano?. La Biblia vino después.
¿Entonces las predicaciones y enseñanzas de Jesús no son válidas?. ¿O como se explica esto?.


Este argumento no tiene sentido y no prueba nada contra el principio de la Sola Escritura, nosotros no decimos que siempre se tiene que tener la Biblia en mano, sin embargo si tenemos que apegarnos a sus enseñanzas, cosa que hizo Jesucristo.

El cristianismo se funda sobre la persona y obra de nuestro Señor Jesucristo, el hijo de Dios. Por lo tanto su actitud frente a las Escrituras es de suma importancia, de ahí que su comportamiento debe de ser autoritativo para nosotros.

Es muy significativo que Jesús considero a las Escrituras como la palabra de Dios, Jesucristo nunca apelo a la tradición como autoritativa, sino que el uso las Escrituras para corregir los errores de la tradición.

Hay que recordar que la ICAR jamás nos ha mostrado enseñanzas autoritativas sobre temas de fe y moral de Jesucristo fuera de la Biblia o los apóstoles, mucho menos ha llamado a tales enseñanzas palabra de Dios, por lo tanto lo único que tenemos como palabra de Dios son las Escrituras.

El argumento como vimos no tiene sentido, porque no ataca nada ni refuta nada. Jamás se ha argumentado que Jesús estuviera con Biblia en mano y que en vez de predicar diera fotocopias de las Escrituras, esto es otro ejemplo de caricaturas sobre la Sola Escritura, que las popularizan los papistas y luego se utilizan como argumento por sus seguidores.

El argumento que voy a presentar es que Jesucristo se valió de la palabra de Dios como autoritativa y suficiente, que el vino a cumplir las Escrituras y no la tradición.

En confrontación con los hombres, utilizo las Escrituras no la tradición.

29Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Erráis, ignorando las Escrituras y el poder de Dios. 30Porque en la resurrección ni se casarán ni se darán en casamiento, sino serán como los ángeles de Dios en el cielo. 31Pero respecto a la resurrección de los muertos, ¿no habéis leído lo que os fue dicho por Dios, cuando dijo: 32Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? Dios no es Dios de muertos, sino de vivos. Mateo 22:29-32.

Cuando los Saduceos viene con una historia fantástica, que seguramente les ayudo en otros debates con los fariseos, para refutar la resurrección, el Señor Jesucristo es claro y les dice: “Erráis” o están equivocados porque no conocen las Escrituras de ahí que no conozcan el poder de Dios.

Aun después les sigue respondiendo con las Escrituras: “¿no habéis leído lo que os fue dicho por Dios, cuando dijo: 32Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob?”

El argumento de Jesús es claro y es que ellos están mal porque no conocen las Escrituras, las cuales son la palabra de Dios.

El Señor Jesucristo utilizo como autoridad máxima la palabra de Dios en sus conflictos con los hombres.

En confrontación con el Diablo, el utilizo las Escrituras no la tradición.

4El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. 5Entonces el diablo le llevó a la santa ciudad, y le puso sobre el pináculo del templo, 6y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está:

A sus ángeles mandará acerca de ti,

y,

En sus manos te sostendrán,

Para que no tropieces con tu pie en piedra.

7Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios. 8Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, 9y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares. 10Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás. Mateo 4:4-10.

Este pasaje es claro en cuanto a que autoridad tenían las Escrituras, Jesucristo las utilizo como autoridad para reprender al Diablo, lo interesante es que el mismo Satanás al saber cual era la regla que guiaba a Jesús, también trato de utilizar las Escrituras pero de manera incorrecta y con una mala interpretación.

Dios no puede contradecirse a si mismo, las Escrituras son la palabra de Dios, de ahí que Jesús las tome como suficientes.

Jesús vino a cumplir las Escrituras, no la tradición.

Todo el ministerio y predicación de Jesucristo fue para cumplir con las Escrituras.

53¿Acaso piensas que no puedo ahora orar a mi Padre, y que él no me daría más de doce legiones de ángeles? 54¿Pero cómo entonces se cumplirían las Escrituras, de que es necesario que así se haga? 55En aquella hora dijo Jesús a la gente: ¿Como contra un ladrón habéis salido con espadas y con palos para prenderme? Cada día me sentaba con vosotros enseñando en el templo, y no me prendisteis. 56Mas todo esto sucede, para que se cumplan las Escrituras de los profetas. Entonces todos los discípulos, dejándole, huyeron. Mateo 26:53-56.

3Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 4y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; 1 Corintios 15:3-4.

Conclusión.

El argumento es tonto, porque la Biblia no solo es el NT, sino el AT, de ahí que Jesús se baso en las Escrituras, o palabra de Dios, que se tenía al alcance en aquella época. Pero ahora nosotros tenemos una revelación mas completa de la palabra de Dios, en la cual tenemos la vida y obra de nuestro Señor Jesucristo. Además las predicaciones de Jesus formaron el nuevo testamento.

La vida de nuestro Señor Jesucristo, fue guiada por las Escrituras, fue conforme las Escrituras, y en cumplimiento con ellas, mejor ejemplo de SOLA SCRITURA no puede haber.
En 5 diferentes ocaciones Jesus dijo que el era el tema de todo el AT (Mateo 5:17, Lucas 24:27, Lucas 24:44 Juan 5:39, Hebreos 10:7), porque Jesucristo es el tema del AT la relacion entre el NT, se basa completamente y es inseparable en la obra y persona de Cristo conforme a las Escrituras no la tradicion.

Por ultimo:

“Si se me pregunta, pues, porque no apelo a las tradiciones, independientemente de las Escrituras, como evidencia de la verdadera doctrina Cristiana, me contento con responder: porque no veo ninguna evidencia histórica que demuestre la existencia de tales fidedignas tradiciones”

La Infabilidad de la Iglesia, George Salmon, Edit. Clie, Pag. 151.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...